1941 - 1944

Entre 1941 y 1944, más de 2 millones de judíos fueron masacrados cuando los nazis invadieron la Unión Soviética. En un período de dos años y medio los nazis asesinaron a casi cada judío en la región. El asesinato masivo fue parte del Holocausto, el genocidio de judíos de Hitler. Hasta hace poco, este capítulo de la historia del Holocausto era relativamente desconocido.

Los nazis realizaron la mayoría de los genocidios mediante la deportación de judíos a los campos de exterminio ubicados mayormente en Polonia. En la Unión Soviética, sin embargo, el asesinato fue local. Debido a los inadecuados sistemas de trenes de la región y las capacidades de los campos de exterminio, los nazis no pudieron transportar a los judíos fácilmente hacia los campamentos. En lugar de esto, las unidades móviles de matanza, como los Einsatzgruppen, reunieron, fusilaron y asesinaron a los judíos en su tierra natal. Los pueblos se convirtieron en sitios de ejecuciones y los pobladores en testigos.

Después de las ejecuciones, los nazis enterraban a sus víctimas en fosas comunes y continuaban hacia otro pueblo. Con cuerpos y balas debajo de la tierra, los perpetradores dejaron tras de sí pequeñas pistas de lo que había ocurrido. El conocimiento del asesinato era limitado, mayormente para los nazis y los vecinos que habían sido forzados a observar. Traumatizados y llenos de miedo, algunos de estos testigos hablaron acerca de lo que habían visto.

Debido a su silencio y a la falta de evidencia visible, existían pocos registros de los asesinatos masivos que ocurrieron, hasta hace poco. Algunos de los asesinos fueron juzgados en los Juicios de Núremberg y posteriormente ante los tribunales de Alemania del Este y Oeste, pero nunca se logró una comprensión global de las masacres. Muchos de ellos no sabían, si quiera, que esto había tenido lugar.

2004

En el 2004 Padre Patrick Desbois inició un esfuerzo para detallar la casi olvidada historia del genocidio. En medio de sus esfuerzos, Padre Desbois y los equipos de investigación de Yahad les piden a los ancianos testigos compartir sus recuerdos y grabar su testimonio. Con su ayuda ellos pueden localizar la evidencia que valida el hecho histórico y ayudar a llenar los vacíos de este capítulo del Holocausto. El objetivo es identificar y registrar cada sitio de ejecución masiva de judíos, gitanos y otras víctimas, para asegurar que sus rastros no desaparezcan de la tierra y que puedan ser recordados con respeto. El trabajo de Yahad contribuye a la sensibilización y comprensión del «Holocausto por balas» y a la prevención del genocidio y violencia masiva en el mundo.